viernes, 14 de agosto de 2015

Advertencia


Si alguien llegase a perturbar su paz,
su oscura energía, su sueño copioso de sangre,
pretendiendo beber la sigilosa
quietud de su descanso.

Si algún ingenuo profanase
el rico panteón de su silencio,
su tumba de oropeles, su antiguo sepulcro,
su cuerpo de mármol eternizado.

Se atenga a la sádica herida
que el vampiro avisado
infligirá con sus colmillos dulces
al delicado cuello de su temeridad.

Se disponga a penar con él
eternamente, con la marca de su tristeza,
con su queja húmeda y delicada,
en su insaciable sed.



No hay comentarios: