martes, 16 de junio de 2015

Yo y los otros




Innumerables hombres, los que pude
existir, como tantos los caminos.
Una duda mi espíritu sacude:
¿qué leyes determinan los destinos?

Tantas sendas posibles en la vida
y todas por igual son transitables;
mas una, sin embargo, es la elegida
por cábalas celestes e insondables.

Aquellos hombres que ya nunca he sido,
suceden en submundos paralelos
a esta voluntad de haber nacido. 

Querría descubrir la causa, el nido,
y descorrer los misteriosos velos:
¿por qué arbitraje sólo yo he vivido? 


No hay comentarios: