sábado, 6 de marzo de 2010

Mientras duermes





Te has dormido, justo
cuando la noche empieza a llenarse de tactos,
el cielo está en su día libre, y llueves
a cántaros desnuda en mi memoria
sobre mi cuerpo suspendido en la vigilia.

Es una lástima perder así

una emoción que pudo quedarse en el recuerdo,
y estoy insomne
y solo
y amanece.