sábado, 6 de marzo de 2010

Mientras duermes





Te has dormido, justo
cuando la noche empieza a llenarse de tactos,
el cielo está en su día libre, y llueves
a cántaros desnuda en mi memoria
sobre mi cuerpo suspendido en la vigilia.

Es una lástima perder así

una emoción que pudo quedarse en el recuerdo,
y estoy insomne
y solo
y amanece.


4 comentarios:

Perfecto dijo...

La brevedad no es su mejor cualidad. Este es un poema que ofrece una gran intensidad en todas y cada una de las palabras. Magnifico.

Un abrazo.

Óscar Distéfano dijo...

Te agradezco, amigo, tu visita y la amabilidad de tu comentario.

Un abrazo.
Óscar

Ana Muela Sopeña dijo...

Magnífica muestra de poesía, Óscar.

Un breve que deja con el deseo de más y más poesía.

Un abrazo
Felicidades
Ana

F.E.León dijo...

Hermoso, Óscar, con la cadencia de una canción de amor perdido y con licencias que hieren y rebosan la belleza de lo que solo se puede escribir un instante que salpica la memoria, siempre me fascinó este verso de Silvio Rodríguez; "Cuando apareces el milagro del amor."

Un abrazo.