viernes, 17 de abril de 2009

Solaz de amantes



Ella duerme desnuda
sobre las sábanas rugosas,
él observa la noche,
los gritos en el cósmico silencio.

Ella yace en las sombras
del abismo dichoso,
él se aúna en el lecho
atándose a la piel callada,
a la pasión,
al furioso deseo sosegado.


2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimo poema de un instante sensual muy cálido, Óscar.

Un placer vagar por tus terrenos poéticos.

Enhorabuena
Un beso

Ana

Óscar Distéfano dijo...

Gracias, querida amiga. Es una alegría siempre recibir tu visita.

Un beso.
Óscar