sábado, 21 de junio de 2008

Sueño circular



Soy el que sigue y caerá vencido
en el bosque fatal del desenlace,
en último desguace,
ausente copa y hojarasca, humus del olvido.


Aunque vislumbre el canto evanescente
y aspire débiles efluvios de la gloria,
la calma migratoria
gravitará en el perdurable adiós mi ser ausente.

Otro utópico, posta en la carrera,
acometiendo el vano,
desandará la análoga aventura.

Ante su odre vida de febril quimera,
entonará, prolijamente, el cíclico y humano
concierto con ajada partitura.

3 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Fantástico soneto, Óscar. Es tan bueno que no parece un soneto sino uno de esos poemas de verso libre que discurren con fluidez y elegancia.

Te felicito
Un beso grande
Ana

Óscar Distéfano dijo...

a Ana Muela Sopeña:

Gracias por tus cálidas palabras que alegran mi día.

Un saludo de mucho afecto.
Óscar

Rosalia Linde dijo...

Me encantó tu soneto. Me pareció una reflexión inteligente sobre nuestro devenir personal y colectivo, aunque creo que se centra principalmente en el personal. Es una reflexión que todos nos hacemos en algún momento de nuestras vidas, aunque no todos tenemos el valor de decirlo, porque no nos engañemos...somos egoístas por naturaleza y eso, a algunos les avergüenza. Yo creo que has tenido la valentía de decir lo que piensas y sale de muy adentro. Este sueño circular se repite como para los vitalistas los momentos hermosos (sobre todo), que nos brinda la vida. Fue un placer pasarme por tus letras. Un abrazo cálido.

Rosalía