jueves, 19 de junio de 2008

La agonía de los árboles


Del paisaje ruinoso en la apatía,

sin remedio sus hojas, sentenciadas
sus voces en angustias extraviadas,
yerma mudez y triste labrantía;

en pugna desigual y sin aliento

ante el soplo inclemente del destino,
en el ángelus gris, sobre el camino,
gimen los árboles su adiós al viento.

La augusta majestad de sus pasados

sostenida por troncos extenuados,
se resiste a las fauces de la tierra.

Análoga derrota, consecuente

ante la eternidad omnipotente,
ansío yo para mi humana guerra.